Denunciamos la persecución política del Gobierno de Chile y su actuar violento y racista en contra de Natalia Cardona, ciudadana colombiana y comunicadora social.

Mediante esta declaración queremos denunciar el abuso y la persecución política del Gobierno de Chile de Sebastián Piñera y de la Policía de Investigaciones de Chile en la frontera del aeropuerto Arturo Merino Benitez, tras retener y deportar a la comunicadora social Natalia Cardona, ciudadana colombiana y compañera de la lucha por la defensa del agua en América Latina.

  1. Natalia Cardona Rivillas, ciudadana colombiana, comunicadora social, estudiante de sociología de la Universidad de Antioquía y trabajadora de la Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila y parte de la Red Vida de Latinoamérica, llegó el día martes 8 de diciembre a las 16.15 al aeropuerto Pudahuel de Chile en el vuelo LATAM LA0531.

  1. Natalia llegó con todos sus documentos personales al día, incluidos los documentos obligatorios por las medidas sanitarias por el covid-19, entre los que estaba el examen PCR negativo que acreditaba su estado de salud.
  1. Natalia fue retenida por el funcionario de la PDI Nibaldo André Donoso Espina, encargado de la PDI del aeropuerto, siendo consultada sobre el motivo de su viaje e incomunicada sobre esta situación, obligándola a abrir su equipaje, habiéndole apartado sus libros de sociología y literatura latinoamericana, revisando sus redes sociales, un blog personal e fue interpelada como “agitadora” por parte del funcionario, tras haberle encontrado entre sus pertenencias una polera del “perro matapacos” y llamados a movilizarse en Colombia por la defensa de los DDHH.
  1. La retención duró 7 horas dentro del aeropuerto, incomunicando de su paradero a su pareja, chileno, militante y dirigente de MODATIMA – CHILE y residente de la comuna de La Granja, lo que constituye un acto de discriminación evidente, pues una ciudadana colombiana que su residencia en Chile está en esta comuna de la Región Metropolitana, fue inmediatamente argumento para revisión rutinaria de drogas y que, por supuesto, no encontraron nada.
  1. Natalia fue deportada por la PDI en un vuelo LATAM a las 01.15 del 9 de diciembre, habiéndose justificado la decisión del funcionario como “agitadora” en un contexto de movilización social en Chile, siendo que la compañera venía a visitar a su pareja por 2 meses y medio, una situación dentro del marco de la ley y los principios básicos de cualquier democracia.
  1. Esta situación fue denunciada por la Dirección Nacional de MODATIMA – CHILE ante el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) en el momento, y pese a que los abogados de esta institución se intentaron contactar con los funcionarios de la PDI del aeropuerto, se comunicaron con Natalia, sin embargo, ella fue subida a la fuerza al avión de vuelta a Colombia.
  1. En los papeles de deportación se cometieron irregularidades, diciendo que no tenía consignado un domicilio claro en Chile y que no tenía suficiente dinero, habiéndole solo considerado el dinero en efectivo y no en las tarjetas de crédito que mostró. Por tanto, los motivos que consignó la PDI en el documento oficial distan mucho de la situación que se vivió en el aeropuerto, habiendo señalado en varias ocasiones el activismo y la posición política de Natalia.
  1. Finalmente, queremos dejar constancia que en Chile se cometen actos de discriminación y persecución política como estos, y siendo Colombia uno de los países más peligrosos de América Latina para las dirigencias sociales, indigenas y ambientales, nuestra organización ya ha sido objeto de persecución e investigación de parte de los organismos de inteligencia en Chile, por el solo hecho de defender los bienes naturales comunes. No pararemos de denunciar estos graves hecho del régimen autoritario, con violación a los DDHH y extractivismo neoliberal en el que vivimos.

Como Movimiento de Defensa por el acceso al Agua, la Tierra y la protección del Medio Ambiente (MODATIMA) hacemos un llamado al pronunciamiento público del gobierno, del ministerio de relaciones exteriores, de extranjería y de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) sobre este acto de discriminación y persecución política de Natalia Cardona por parte del régimen autoritario, dictatorial y fascista de Sebastián Piñera, habiendo sido deportada por activista y luchadora por la defensa de las aguas.

Exigimos la revisión de este caso y su reversión en torno a devolverle el pasaje a la compañera y permitirle el ingreso al país en los próximos días.

MODATIMA – CHILE
09-12-2020

Deltacap 2016