Recorriendo Chile seco (Reportaje de Thomson Reuters Foundation)

Caminando por un camino de tierra agrietada en la provincia chilena de Petorca, Catalina Espinoza apunta a una colina estéril llena de arbustos y cactus secos, y de un canal seco cercano.

La ciudad de Petorca, a tres horas en auto al norte de la capital, Santiago, se encuentra en el corazón de la floreciente industria del aguacate de Chile, rodeada por hileras de miles de árboles de aguacate.

Sus abundantes productos ayudan a hacer de Chile el tercer mayor exportador mundial de frutas populares. Pero la recompensa ha tenido un precio, dicen los residentes: el secado de los suministros locales de agua.

Alrededor del 70% del agua dulce utilizada cada año se destina a la agricultura, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Encontrar expertos para reducir el hambre, especialmente para enfrentar el cambio climático, será crucial para prevenir el empeoramiento del hambre, especialmente a la vista del cambio climático.

Pero el comercio mundial de alimentos, que es efectivamente el comercio del agua utilizada para producirla, también puede necesitar una reconsideración en una era de creciente escasez de agua, dicen.

En Petorca, en la región chilena de Valparaíso, la población local y los pequeños productores de aguacate dicen que la llegada de las grandes compañías comerciales de aguacate hace más de una década ha provocado un déficit de agua cada vez más grave.

Eso está alimentando las tensiones a nivel local, e incluso condujo a amenazas de muerte.

«La gente aquí no quiere que se exporten nuestros aguacates porque cuando exportan nuestra fruta están exportando nuestra agua», dijo Espinoza, quien vive al borde de miles de hectáreas de huertos de aguacate que se riegan de embalses.

Como las fuentes locales de agua se secan como resultado de la intensificación de las sequías y el riego de aguacate, muchos aldeanos confían en el agua que entregan los camiones dos veces por semana. 

El graffiti en las calles de Petorca dice: «No robes el agua».

«Hay gente aquí que riega sus plantas de aguacate todos los días, y tenemos que beber agua de camiones que ni siquiera sabemos que es seguro», dijo Espinoza.

Gerardo Orrego, un pequeño productor de nueces y aceitunas, dijo que algunas familias de agricultores se han visto obligadas a abandonar el área debido a la escasez de agua.

«Los pequeños agricultores no pueden sobrevivir aquí», dijo.»No hay nada que hacer para la gente. Muchas familias se han ido».

El aumento de la demanda mundial de aguacates en Europa, Estados Unidos y China ha provocado un aumento de las tensiones entre los residentes de Petorca y los grandes productores de aguacate por los derechos de agua, incluida la forma en que se gestiona el agua y cómo se regula el acceso a ella.

Ninguno de los grandes productores de aguacate de la región, aparte de un productor local, aceptó ser entrevistado por la Fundación Thomson Reuters sobre la situación en Petorca.

Pero a nivel mundial, las peleas por el agua escasa están en aumento, con el Instituto Pacific, con sede en California, que rastrea los problemas de seguridad del agua, registrando un aumento en los conflictos relacionados con el agua de aproximadamente 16 en la década de 1990 a aproximadamente 73 en los últimos cinco años.

Según el Código de Agua de Chile de 1981, el agua en el país puede ser propiedad y comercializarse como un producto básico.

La ley permite que individuos y compañías privadas, incluidos los productores de aguacate, soliciten derechos de agua que luego son asignados por el gobierno.

Los derechos otorgados pueden extraer y utilizar un determinado volumen de agua.

Lucas Palacios, viceministro de obras públicas de Chile, destacó que el agua para consumo humano es gratuita en Chile y está garantizada por la ley.

«El agua no se privatiza», sino que está regulada, dijo a la Fundación Thomson Reuters en una entrevista en su oficina en Santiago.

Dijo que reconoció que lo que estaba sucediendo en Petorca era «una situación bastante inhumana» y dijo que el gobierno estaba trabajando para mejorar el sistema de agua potable de la región, de modo que los residentes no necesitaban depender del agua transportada en camiones.

«Pero esto llevará tiempo. Llevará años», dijo.

Y «es importante tener en cuenta que la situación en Petorca es bastante extrema» en comparación con otras partes del país, dijo.

Según el alcalde de Petorca, Gustavo Valdenegro, los árboles de aguacate han sido plantados «indiscriminadamente» en la región, con pocos límites y controles.

Mientras tanto, el cambio climático ha traído menos precipitaciones, lo que exacerba la sequía.

Cuando aparecieron las grandes empresas de aguacates, a partir de 2006, el «oro verde» que cultivaban inicialmente se consideraba un auge potencial para Petorca, dijo el alcalde en tres ocasiones.

«Iba a ser la panacea. Íbamos a tener una vida mejor y mejores empleos», dijo.

Pero «al mismo tiempo, tuvimos una sequía tremenda y desde entonces comenzó el conflicto entre la comunidad y las grandes compañías», dijo.

Daniel Bosch, un gran productor de aguacates y residente en Petorca, señaló que la región era una de las más pobres de Chile antes de que la producción de aguacates a gran escala llegara hace más de una década.

La industria del aguacate ha traído un crecimiento económico y empleos muy necesarios al antiguo remanso, dijo Bosch, y señaló que, con la inversión del aguacate, «esta área ha mejorado considerablemente».

Sin embargo, los residentes de las ciudades de la región que tienen dificultades para escarbar dicen que los productores de aguacate son los que más se han enriquecido, y que muchos de los empleos que han creado son empleos a corto plazo, no el trabajo constante que esperaban los locales.

Como los recursos hídricos en Petorca han estado bajo una presión cada vez mayor, han surgido acusaciones de robo de agua por parte de los grandes productores.

Según el grupo ambientalista chileno MODATIMA, los grandes productores están usando mayores cantidades de agua que lo que permiten sus asignaciones. 

Rodrigo Mundaca, agrónomo de MODATIMA, el Movimiento para la Protección del Agua, los Derechos de la Tierra y el Medio Ambiente, dijo que algunas granjas están expandiendo silenciosamente sus plantaciones cada vez más cerca de los lechos de los ríos, drenando ilegalmente el agua de los ríos.

Otros están perforando pozos de agua subterránea no autorizados, cada vez más profundos en busca de agua escasa, como pozos de propiedad de los residentes, que no pueden darse el lujo de cavar tan profundo, se dijo.

Algunas grandes compañías de aguacate también están construyendo tuberías de agua ilegales para garantizar que tengan suficiente agua para el riego, según MODATIMA.

Un estudio realizado en 2011 por la autoridad del agua de Chile, Dirección General de Aguas, utilizando imágenes satelitales, mostró al menos 65 tuberías y sistemas subterráneos ilegales que suministran agua desde ríos a huertos de aguacates gestionados por empresas privadas en Petorca.

«En Chile, el agua no está protegida como un derecho humano», dijo Mundaca.

Una vez pudo nadar en los ríos locales, pero durante 12 años el agua apenas fluyó en ellos, dijo.

Mientras tanto, «las colinas se han convertido en huertos. Las colinas no tienen escasez de agua», señaló.

El grupo de la campaña ha denunciado robos y escasez de agua en Petorca, incluso ante un tribunal local y en los medios internacionales.

En 2017, eso llevó a amenazas de muerte, dijo Mundaca.

«Me han amenazado por teléfono dos veces», dijo, señalando que ya no sale solo para tratar de protegerse.

Los grupos de derechos humanos Amnistía Internacional y Front Line Defenders han documentado las amenazas.

La Fundación Thomson Reuters se contactó con Cabilfrut, el mayor exportador de aguacates Hass en Petorca, y con la Junta de Aguacates Hass de Chile, pero ambos se negaron a ser entrevistados sobre la situación en Petorca.

El productor chileno de aguacate Baika SA no respondió a las solicitudes de comentarios por correo electrónico.

Bosch, el productor local de aguacates a gran escala, dijo que el gobierno debería construir grandes reservorios en Petorca, para capturar y almacenar más agua para hacer frente a la escasez de agua local, particularmente durante los meses secos de verano.

Los reservorios privados similares en las granjas de aguacates son lo que mantiene el agua que fluye hacia los árboles en tiempos secos, dijo.

«Tengo depósitos de alrededor de 50,000 metros cúbicos (13 millones de galones de EE. UU.)», Dijo Bosch. «En invierno, los lleno. Retengo el agua extra y la uso ahora en verano cuando la necesito».

Los agricultores en el área han estado pidiendo al gobierno que construya depósitos adicionales durante los últimos 50 años para beneficio de la comunidad, agregó.

El nuevo gobierno de Chile, que llegó a la oficina en marzo de 2018, dice que ha intensificado los esfuerzos para monitorear y regular el uso del agua, incluso mediante el uso de imágenes satelitales y aviones no tripulados.

Eso ha ayudado a frenar el uso no autorizado del agua, dijo Palacios, el viceministro nacional de obras públicas.

«Nunca antes se habían realizado inspecciones masivas en la escala que hemos hecho en la región de Petorca», dijo Palacios.

«Lo que se ha hecho es precisamente desalentar y prevenir la extracción ilegal (de agua) y, por supuesto, los pozos ilegales».

El año pasado, el ministerio realizó 167 inspecciones, que hasta el momento han generado nueve multas contra empresas por uso ilegal de agua. Las empresas pueden apelar las decisiones.

Pero Mundaca, de MODATIMA, dijo que las multas hacen poco para detener el problema, ya que las empresas consideran que pagarlas es un costo normal de hacer negocios.

«No estamos en contra de los aguacates. Queremos que los aguacates lleguen a los mercados de Europa y Estados Unidos», dijo.

«Pero (esos) aguacates no deberían ser como resultado de la violación sistemática del derecho humano al agua», dijo.

Fuente: Running Dry Chile – Thomson Reuters Foundation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Deltacap 2016