Hablemos de Aculeo, sin miedo, con la verdad.

Ante la pregunta, ¿porque se secó la laguna de Aculeo? mi respuesta categórica es: «La laguna se secó casi exclusivamente por los desvíos de agua», por la descarada usurpación del estero Pintué. Al estero lo mataron, el agua se fue a recargar acuíferos de la cuenca vecina, a otro sistema hidrológico que no tiene conexión con la laguna.

¿Porque tan categórico? Porque me enteré de un estudio donde toman las precipitaciones de los últimos 105 años y las imágenes satelitales de la NASA de la superficie que cubre el agua en hectáreas desde el año 1985 al 2018. En resumen, los últimos diez años no son los más secos de los últimos 105 años, hubo un decenio donde los promedios de lluvia fueron 100 mm. menores y la laguna estuvo lejos de secarse. Y lo que más llamó mi atención es que en todos los veranos desde el año 1985 al 2013 la superficie que cubre de agua a la laguna en promedio fue pareja en 1200 has.

Es decir, el boom inmobiliario y la producción agrícola alrededor de la laguna no generaron diferencias significativas entre esos años. Lo increíble viene después del 2014. La laguna no aguantó los desvíos de agua de los últimos 5 años porque se produjeron «durante el invierno», que es cuando la laguna se llena naturalmente. El verano del 2014 la superficie que cubre el agua ya bajo fuertemente a 800 has. El 2015 a 500 has. y, como sabemos, en 2018 llegó a cero. Por esto a mí no me vengan con la «atomización de culpables» que secaron la laguna. Esto es de unos pocos.


Otros factores menores que secaron la laguna fueron: la nula fiscalización de los pozos profundos de la cuenca de Aculeo, la extracción de agua directamente de la laguna por varias salas de máquina con el fin de regar predios agrícolas. Y la disminución de las precipitaciones en la zona, debido en un alto porcentaje a que ya no se hace el «efecto lago» que ayudaba mucho, por algo Aculeo tiene 550 mm. de promedio del siglo y Santiago centro menos de 350 estando a 40 km de distancia en línea recta.

Esta es mi conclusión «personal», que quede claro, después de interiorizarme en demasía del conflicto hídrico en los últimos 17 meses de mi vida viviendo en la zona.

El nefasto código de aguas fraguado en dictadura, donde el agua paso a ser de privados, es el principal respaldo de grandes agricultores para saquear de forma «legal» o «ilegal» (les da lo mismo) los principales ríos de nuestro país. Petorca ha salido a la luz pública los últimos años, pero esto pasa en todo el país.

No puedo dejar de referirme al problema del agua potable «ahora» en Rangue – los hornos (próximamente Pintué). Una o varias empresas agrícolas pueden comprar los derechos de agua e instalarse en un pueblo y secarlo completamente. Plantar más de 120 has. de cerezos más otros frutales a pocos metros del pozo del agua potable rural claramente vino a dar el golpe de gracia a la ya muy debilitada cuenca de Aculeo dejando a su gente sin agua ni para lavarse las manos y en una emergencia sanitaria solo comparable al siglo 19.

Propongo que la laguna de Aculeo y su cuenca (incluído parque Cantillana) sea protegido como «Santuario de la Naturaleza», que nadie pueda desviar las aguas del estero Pintué y Las Cabras, y que se dé prioridad al agua de consumo humano por sobre lo agrícola, limitando lo más posible los derechos ya otorgados para ir disminuyendo escalonadamente plantaciones en la zona.

¿Porque me urge tanto? Porque así como estamos no le va a entrar agua «nunca más» a la laguna y se transformará en un verdadero desierto inerte.

Texto de: Cristian Mellado
Ing. Agrónomo

Deltacap 2016