Solidaridad con el MST

COMUNICADO
“LUCHAR NO ES CRIMEN, BASTA DE ATAQUES DE LA POLICÍA AL MOVIMIENTO SIN TIERRA!”

En un escenario de avanzada de la derecha en el continente, Latinoamérica vive una creciente persecución y criminalización de los movimientos sociales. En ese contexto y bajo el gobierno golpista de Michel Temer en Brasil, el Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra (MST), ha sufrido una arremetida sumamente violenta. Así, ayer viernes 4 de noviembre, la policía allanó la Escola Nacional Florestán Fernandes (ENFF): entró con disparos al aire, con mucha violencia, sin contar siquiera con una orden judicial y deteniendo a varias compañeras y compañeros. Acciones similares se repitieron en campamentos de Mato Grosso do Sul y Paraná, donde también hubo violencia y detenidos.

Vale recordar que la Escola Nacional Florestán Fernandes es un espacio de formación y resistencia, no sólo de Brasil sino que de toda América Latina. Esta escuela fue construida durante 5 años con el puño y sudor de centenares de sin tierra, que de forma voluntaria trabajaron arduamente para crear un lugar para acoger a movimientos sociales de todo el continente. Como movimiento sabemos bien de este esfuerzo, ya que militantes de MODATIMA han podido participar de los procesos de formación de la ENFF, donde tuvieron la posibilidad única de compartir experiencias, sueños y resistencias con compañeras/os de diferentes geografías de América Latina.

Entendemos que este gravísimo hecho no es una acción aislada, sino que se trata de una política que busca debilitar a los movimientos sociales, para así facilitar la introducción de políticas neoliberales que nos priven de los pocos derechos adquiridos.

Nuestro continente lidera el triste record de ser el lugar más hostil para emprender las luchas por la tierra, las aguas y la naturaleza, donde nuestros militantes son perseguidos y amedrentados, por medio de recursos judiciales, la violencia policial e incluso, siendo asesinados. Ante ello, gritamos ¡No más persecución! ¡No más criminalización!, a la vez que exigimos el respeto a los derechos humanos, el apego a las garantías constitucionales y la libertad de los compañeros y compañeras detenidos.

Llamamos a las organizaciones del movimiento social y político a manifestar su solidaridad y acompañarnos en este grito que demanda justicia. Como movimiento solidarizamos completamente con los compañeros/as sin tierra, sintiendo como nuestro el dolor y la rabia que se vivencia en este momento en los asentamientos y campamentos del MST de todo Brasil.

Los pueblos en lucha no somos criminales. Somos campesinas que soñamos con tierra donde sembrar nuestro trigo, somos indígenas que soñamos con ríos libres, somos pobladores que soñamos con un techo donde criar a nuestros hijos, somos las mujeres y la disidencia sexual que nos apropiamos de nuestros cuerpos, somos estudiantes y trabajadoras/es que soñamos con tener derechos sociales en nuestras manos y no en manos del mercado. Esos somos… No somos criminales, sólo exigimos el derecho de vivir en paz.

CHILE, 05 de Noviembre de 2016.

Deltacap 2016